viernes, 23 de junio de 2017

Solo puede quedar uno


Pedro la única premisa que tiene clara es que ÉL es la izquierda y que su apuesta es ganarle el terreno al otro gallo en este gallinero de la "verdadera" izquierda que es Pablo Manuel Iglesias.

Ya de por si ,esta es una apuesta perdedora y lo es por tres motivos de los que por mucho que se le repite no termina de entender, cosas de creerse ÉL más guapo y listo de la clase.

Por lo pronto las elecciones no se ganan en la izquierda. Desconfía Pedro de lo que los españoles decimos en las encuestas. Si algo aprendimos en 40 años de dictadura y en los siguientes de democracia es a ser desconfiados y mentir como bellacos cuando alguien nos pregunta sobre nuestras opciones políticas. ¿Si la mayoría, según el CIS, se define de izquierdas como es que sigue ganando el PP y PSOE+Podemos no suman mayoría? Por ello abandonar el centro a Ciudadanos y al PP es un regalo que nunca podrán agradecerte Rivera, que ve agrandar su campo por la izquierda y Rajoy que tiene quemaduras en las manos de tanto frotarlas ante la contemplación de tus desvaríos.

Si esto no fuera suficiente la apuesta de Sánchez es una “suma cero” pues al pelearse por el mismo electorado la suma de PSOE y Podemos no aumentara, premisa necesaria para ser opción de gobierno.

Y si faltara algo “Pedro cariño mío”, de nada te servirá dejarte coleta y abandonar esa inmaculada camisa blanca para adoptar el desaliño escénico porque entre la copia y el original siempre ganara este. Con el proceso adaptativo a que estas sometiendo al Psoedemos, tu transfiguración provocara el abandono de aquellos que te vieron como líder y ahora contemplan tu papel de perrito faldero, pero hombre si hasta te vacila el maletilla especulador Ramón Espinar con eso de "Pedro Sánchez no se ha ganado todavía a Podemos", ¿Qué va a quedar de ti?

Por ello en esta competición de egos y machos alfa por el predominio de la izquierda solo puede quedar uno y cuando acaben de darse besos envenenados, navajazos dialecticos y desplantes escénicos la izquierda va a quedar hecha un erial con lo que tenemos Mariano Rajoy  para rato.

 

 
Publicar un comentario