sábado, 23 de enero de 2016

Vale Sánchez ¿Y ahora Qué?



Hasta ahora el candidato socialista había disfrutado de lo único que parece unir a los españoles en estos tiempos revueltos, el “rechazo al otro” en este caso el rechazo del resto de fuerzas políticas a expresar su voto  a favor de la investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno.

Hasta ayer, todos, unos por tactismo (Ciudadanos) los otros por su ideología marxista o separatista habían negado su apoyo a Rajoy, y lo que es más evidente esa idea, la de que ni Rajoy ni el PP gobernaran los había unido más allá de propuestas o programas, de los que no conocemos nada.

Bueno si, conocemos su programa común de la negación de lo hasta ahora hecho. Derogación de la reforma electoral, educativa y no sé qué otras más cosas.

Este ambiente de unión por el NO, ha permitido hasta ahora al derrotado candidato del PSOE, Sr Sánchez, liderar la alternativa a Rajoy  y capitalizando el rechazo  le ha permitido sobrevivir a los peores resultados electorales del PSOE, el rechazo de varios barones socialistas que aspiran a sustituirlo y a su propia inconsistencia.

Más esas vacaciones, este tiempo feliz en el que no había que explicar el que me propongo hacer y como,  han desaparecido ante el rechazo de Rajoy de presentar ahora  su candidatura. 

Rajoy es consciente de que dicho acto solo serviría para el aquelarre y divertimiento de quienes entienden su presencia en los asientos del Congreso como una extensión de un plato televisivo y su misión en el mismo es idéntica a la de Lenin en la primera Duma (Parlamento) ruso nacido del derrocamiento de los Zares, acabar con la democracia liberal que hemos disfrutado y sustituirla por la pantomima que Chávez y Maduro han instaurado en Venezuela donde solo se tolera la disidencia mientras se mantenga  dentro de los límites que le impone el régimen y asuman que nunca van a disfrutar del poder aun representando a la mayoría de la población.

Quienes representan esto, Podemos y sus replicantes catalana, valenciana y gallega, ni siquiera son originales pues ese era el modelo de las democracias populares del Este de Europa. De nuevo la falta de educación y cultura de nuestros jóvenes sobre esta etapa histórica que acabo con la caída del Muro de Berlín les sirve a los nuevos “adanes” a reclamar el nacimiento con ellos de la Historia.  

Pues bien Sr. Sánchez ¿Y ahora Qué? 

Desaparecido el enemigo común le toca articular una alternativa que no sea meramente aritmética. Una propuesta de gobierno donde fije sus objetivos para España y los medios que va a usar para ello. Y no va a ser fácil.

Sé que parto de un prejuicio que me hace dudar desde siempre de la capacidad y de sus aptitudes para asumir esta responsabilidad. Pero ahora está en su mano confirmar o desmentir, sobre todo ante los suyos y el resto de los españoles, dicha impresión. Lo difícil de todo ello es si con los compañeros de viaje que se ha buscado y que ya han mostrado su ansia de ocupar sillones y pisar moqueta ¿Qué lejos quedan los ideales? Se podrá gobernar para todos los españoles y no “contra” la mitad de estos españoles que no le han votado.

Si no lo consigue y su programa y acción de gobierno se limitan a destruir lo hasta ahora edificado no habremos avanzado nada, es más de seguro que retrocederemos en bienestar y convivencia nacional, con lo que la “nueva política” solo será una repetición de aquello que tantas veces hemos repetido en la historia de España, un “todos contra todos” hasta la desaparición total del adversario. Para eso mejor estábamos como estábamos.


Publicar un comentario