lunes, 21 de septiembre de 2015

La necesidad de una ley de la Claridad en España para afrontar el secesionismo. El ejemplo canadiense, un espejo en el que mirarse



El origen de la ley de claridad está en el referéndum de 1995, en que el pueblo de Quebec votó en contra de la soberanía por un estrecho margen (50,58% a 49,42%). La pregunta del referéndum resultó controvertida por su ambigua redacción

¿Está usted de acuerdo en que Quebec debería convertirse en soberano después de haber hecho una oferta formal a Canadá para una nueva asociación económica y política en el ámbito de aplicación del proyecto de ley sobre el futuro de Quebec y del acuerdo firmado el 12 de junio de 1995?

El gobierno canadiense rechazo las afirmaciones de los soberanistas quebequenses sobre la validez jurídica de la pregunta del referéndum de1995 en base a que

Que una declaración unilateral de independencia sería compatible con el derecho internacional.

Que una mayoría del "50% más uno" sería un umbral suficiente para la secesión, y

Que el derecho internacional protegería la integridad territorial de Quebec después de la secesión.

Frente a la primera afirmación, la gran mayoría de los expertos en derecho internacional "no creen que las entidades constitutivas de un país democrático como Canadá tengan derecho a declarar unilateralmente la secesión".

Respecto a la segunda, argumentó que una mayoría por diferencia escasa, que podría desaparecer rápidamente en medio de las dificultades, sería insuficiente para dar legitimidad política al proyecto soberanista, habida cuenta de los cambios trascendentales para la vida de los quebequenses que se derivarían de la secesión.

En lo que respecta a la integridad territorial de Quebec, se respondió que "no hay ni un párrafo,  ni una línea en el derecho internacional que proteja el territorio de Quebec pero no el de Canadá. La experiencia internacional demuestra que las fronteras de la entidad que busca la independencia pueden ponerse en duda, a veces por razones democráticas". Y ello porque carecía de toda coherencia el argumento según el cual Canadá sería divisible pero Quebec no.

La Ley de Claridad y sus puntos clave

De resultas de los anteriores debates se preparó una ley con los siguientes puntos clave:

La Cámara de los Comunes de Canadá tiene el poder de decidir si la pregunta del referéndum de un hipotético proceso de secesión es clara antes de ser sometida a votación.

La Cámara de los Comunes tendría la facultad de determinar si una clara mayoría se habría producido en un referéndum, lo que implicaría que algún tipo de mayoría reforzada sería necesaria para considerar que el resultado del referéndum habría sido favorable a la secesión.

Que Todas las provincias deben tomar parte en las negociaciones.

Que la Cámara de los Comunes tiene el poder de anular una decisión alcanzada en referéndum si estima que se ha violado alguno de los principios de la Ley de Claridad.

Y por último que la secesión de una provincia de Canadá requeriría una enmienda a la Constitución de Canadá.

A la vista de ello  ¿alguien duda que una norma así nos vendría muy bien en España?

Máxime si en la misma se especificaran las consecuencias de tal secesión, salida de la Unión Europea y del Euro, corresponsabilidad en el pago de la deuda pública, etc. Así nadie se podría llamar a engaño sobre lo que está decidiendo. Si así y todo se vota que se quieren separar allá cada cual  con las consecuencias.
Publicar un comentario