lunes, 25 de mayo de 2015

En las elecciones municipales y autonómicas no ha muerto el bipartidismo y el que menos pierde es el PP. Separar el grano de la paja




En las municipales de 2015, únicas de ámbito nacional, el PP ha logrado 6.032.496 votos y 22.750 concejales  frente a los 5.587.084 votos y  20.824 del PSOE.

Entre ellos dos PP y PSOE suman 11.619.580 votos y 43.574 concejales de un total de 59.681 concejales. En porcentaje el PP + PSOE suman el 64,5 % de los votos y el 73% de los concejales.

¿Ha muerto el  bipartidismo? Yo creo que no. 

Y se verá más claro cuando tengamos los datos de voto provincializados.

Una vez que lo tengamos podremos realmente hacer un análisis de asignación de votos y no esa patochada que han avanzado algunos periódicos  que confunden la realidad con el deseo http://politica.elpais.com/politica/2015/05/25/actualidad/1432511335_649845.html
trasladando directamente-y diría que sin aplicar la Ley D´hont sino el porcentaje- el número de votos a escaños en el Congreso de los Diputados.

¿En que perjudican los datos al PSOE?

No es nuevo el frente antiPP que intenta utilizar el PSOE. La diferencia es que ahora el PSOE ni va a ser el protagonista ni el más beneficiado.

Antes el PSOE hacia estos pactos para quitarle alcaldías y gobiernos al PP y quedárselos él. Ahora no siempre va a ser así y los casos más evidentes son las alcaldías de Madrid y Barcelona que si no quiere que sean del PP lo tendrá que entregar a la extrema izquierda de Podemos.

Y es ahí donde vendrá su gran perdida. Automáticamente el PSOE dejara de ser el “partido referente” de la izquierda que ha ostentado durante los 40 años de democracia. La fragmentación de la izquierda y la pérdida de un liderazgo claro por el PSOE llevaran a la fragmentación del voto y a una menor representación conjunta en el Congreso de los Diputados.

¿En que gana el PP?

Primero es que mantiene el liderazgo como partido más votado.

Segundo, se reafirma como referente del espacio de centro-derecha. Y a eso ha ayudado el que el crecimiento de Ciudadanos ha sido menor al que ellos esperaban.

Y ayudara la errática política de pactos de Ciudadanos a partir de ahora donde por acción u omisión entregara gobiernos municipales o autonómicos a PSOE o PP. A ver como lo explica.

Cierto que podrá captar votos de la ya casi extinta UPyD pero me da en la nariz que perderá más que ganara y solo podrá aspirar al papel de bisagra que en tiempos ejercieron los nacionalismos vasco y catalán, y tan poco por durante mucho tiempo.

En conclusión, que o soy el último optimista, que puede ser, o al PP todavía le queda partido y opciones de victoria en las próximas generales. Y ustedes que lo vean.
Publicar un comentario