jueves, 5 de febrero de 2015

Podemos y el retrato de Dorian Gray o Pablo Iglesias ante el espejo


Recientemente el CIS ha sacado su encuesta en la que  el PP lidera las preferencias del electorado seguido de Podemos que ha desbancado al PSOE en el segundo lugar.

Más que ese simple dato me ha interesado la imagen que dicha encuesta da sobre aquellos españoles que han aupado a Podemos a esta posición y algunas actitudes que se están viendo entre sus dirigentes -Iglesias, Errejon y Monedero- y de personas que trabajan a favor de ellos como la autoexcluida candidata de IU por Madrid, Tania Sánchez.

Quienes aúpan a Podemos al segundo puesto dicen de ellos que están escorados a la izquierda, sin embargo quienes no los votan tienen de Podemos al imagen de extrema izquierda, incluso más que IU, BNG y Amaiur.

Por su origen no engañan a nadie, el 40% provienen de antiguos votantes de IU y el 26%  del PSOE. Están formados, pues el 20% de los potenciales votantes tienen estudios superiores y son muy jóvenes pues los menores  de 24 años que apoyan a Podemos son más que los que apoyan a PP, IU y PSOE juntos.

Hasta aquí nada que objetar, tienen sus ideas, equivocadas o no, y las defienden pero hay un rasgo que si me inquieta y es que es la formación a la que un mayor porcentaje de encuestados afirma que "le votarían siempre”. Una adhesión inquebrantable que es ajena a una elevada formación y el sentido crítico que se le supone a la juventud que los apoya.

Y viene esto a cuento de que “una cosa es predicar y otra muy distinta dar trigo” y los máximos dirigentes  de Podemos – Iglesias, Errejon y Monedero- se están comportando como la “Casta” más casposa a la hora de dar explicaciones sobre comportamientos de contrataciones de trabajadores en “B”, enchufismo en la Universidad e ingresos eludidos a la Agencia Tributaria.

En suma comportamientos muy alejados de aquellos que exigen para los demás y no se lo aplican a sí mismos. Y lo peor es que a sus seguidores les parece bien.

Para preocuparse, pues sin embargo el electorado de centro izquierda y socialdemócrata si ha castigado con su desafección a PP y PSOE. Sin duda un comportamiento cívicamente más sano que el de aquellos que siguen apoyando a Podemos.

Pero no acaba ahí la cosa.

Mencionaba antes a Tania Sánchez, auto excluida candidata de IU a la Comunidad de Madrid para pasarse a Podemos. Y digo que me preocupa porque dicho comportamiento en alguien que ha militado por años en IU, a los que los afilados de IU en primarias han aupado a la cabecera de cartel de su formación por la Comunidad de Madrid demuestra su escasa coherencia, ética y compromiso con cualquier causa que no sea  su propio beneficio.

Y no lo digo porque uno no pueda cambiar, sino porque creo que dicho movimiento viene más del temor a verse descabalgada del primer puesto de salida en la candidatura de IU por Madrid. Y ello  por la acumulación de casos de presunta corrupción en su etapa como miembro de gobierno de IU en el pueblo de Vacía Madrid, cuestión que se concretaría en su posible imputación tras la querella del PP por dichos comportamientos llevaría aparejada su exclusión para dicho puesto.

Hay que recordar que así lo exigiría el código ético de IU y por menos de eso, ser participe en un Plan de Pensiones del Parlamento europeo, dimitió su cabeza de cartel Willy Meyer tras las elecciones europeas.

 Pero es que hay más. Cuando leí la noticia de ABC sobre el Plan conjunto de Pablo Iglesias y Tania Sánchez para “disolver” IU en Podemos, pensé que era la típica “conspiraparanoria” que tanto gusta a algunos. Pues va a ser que sí.

Y lo último, que no lo menos grave, son unas declaraciones que oí a Tania Sánchez, en el Telediario de la 1 anoche y que no me gustaron nada por el “tufo” totalitario que destilaban. Vino a justificar su renuncia de IU y acercamiento a Podemos en la necesidad de “unir la izquierda para NO VOLVER A PERDER”.

Quien se manifiesta así creo que carece de los más elementales principios democráticos pues nos lleva a una conclusión preocupante.

Puesto que el ganar o perder unas elecciones depende del voto del ciudadano, este es libre y puede cambiar ¿Cómo va a impedir que no pierda esa izquierda unas futuras elecciones? ¿Eliminando al resto de partidos P, PSOE e IU que no son Podemos? ¿O más directamente eliminando las elecciones libres una vez lleguen al poder? Para pensárselo.

Ahora verán quienes hayan seguido leyendo hasta aquí porque me preocupa la “adhesión inquebrantable y ACRITICA” de buena parte del electorado de Podemos.

 

 
Publicar un comentario