miércoles, 4 de febrero de 2015

Los rectores de las Universidades reniegan de la Autonomía universitaria y política. Si Autonomía es Libertad también es Responsabilidad


Resulta sorprendente el frente común que han hecho 50 universidades públicas y 20 privadas contra el Decreto de carreras Universitarias 3+2.

Y sorprende por que dicho Decreto no impone nada. El Decreto deja en manos de las Comunidades Autónomas y las Universidades su implantación. Y ante ello el clamor del Consejo de Rectores Universitarios ha sido unánime ¡Homogeneización! “todas por igual”.

Y entonces ¿para qué quieren autonomía Universitaria? ¿Solo para gastar sin controles externos sus presupuestos? ¿Solo para contratar sin control a familiares, enchufados y pelotas de departamento?

Realmente se ponen ellos solos en evidencia. Rechazamos un sistema que está mayoritariamente vigente en los países de nuestro entorno.

Y la única excusa que encuentran para ello es la carestía de los másteres. Máster que son voluntarios y que precisamente la Universidad puede hacer mucho para abaratarlos. Ya se dijo en estas mismas páginas, basta con que el exceso de carga docente que se libere por la reducción de  los años de carrera se emplee por los profesores universitarios en impartir los correspondientes másteres. Con ello el coste principal de los mismos, la retribución de los profesores, sería próximo a cero con lo que dicho argumento decaería por completo.

Distinto es que los profesores estén dispuestos a renunciar a las retribuciones complementarias que les facilitan su participación en los másteres de las mismas Universidades que los emplean. Esa es una guerra que seguro que las Universidades tienen perdida.

La que es evidente que tienen perdida es la de la calidad y demanda de los mismos, pues al igual que ninguna Universidad española está  entre las 150 mejores  del mundo animo a quien quiera a ver en qué puesto están los másteres que imparten nuestras endogámicas y corporativistas Universidades.
Publicar un comentario