miércoles, 13 de agosto de 2014

Bajada de Cotizaciones Sociales y subida del IVA. Porque es conveniente y posible. Favorece la creación de empleo, aumenta la producción nacional y reduce el déficit exterior.

Los tres Capítulos anteriores han sido aproximaciones al tema. El de hoy es un resumen y ajuste fino en las cifras que avala la viabilidad de la propuesta.

INTRODUCCION

De un tiempo a esta parte el debate sobre las Cotizaciones Sociales, impuesto sobre el empleo, viene encabezado por las recomendaciones del FMI y la Unión Europea que una y otra vez insisten en la necesidad de bajar las Cotizaciones Sociales a cambio de subir los tipos del IVA. A dicha recomendación se adhirió el Informe Lagares sobre la reforma del sistema impositivo español por sus favorables repercusiones en el incremento del PIB y del empleo[1].

Dinamarca supone la máxima expresión en sustituir Cotizaciones Sociales por Impuestos pues en este socio europeo las pensiones y prestaciones sociales se financian exclusivamente vía impuestos no existiendo cotizaciones sociales sobre el salario.

A estas peticiones ha contestado reiteradamente el Secretario de Estado de Seguridad Social, Sr. Tomás Burgos, señalando “para bajar las cotizaciones sociales 5 puntos- del 30,8% al 25,8%- deberíamos subir el IVA al 29% y no creo que nadie esté pensando en esto” argumento este con el que ha pretendido zanjar el debate. Pero este no acaba más que empezar.

Empecemos con algunos datos. En España a un sueldo de 1.000 euros mensuales el empresario ha de añadirle 300 euros por Cotizaciones Sociales, Fondo de Garantía Salarial, Desempleo además de otra cantidad que va de 9 euros a 71,5 euros por Primas de Accidentes de Trabajo según la actividad que desarrolle el trabajador en la empresa (fotógrafo el menor y minero el mayor).

En definitiva, en España contratar a un trabajador tiene como mínimo un sobrecoste para el empresario del 30,8% en Cotizaciones Sociales que ingresa la Seguridad Social.

Con estos datos España ocupa en la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico) el séptimo lugar por mayores costes sociales.

Para objetivar el debate vamos a dar unos datos sobre el coste de rebajar las Cotizaciones y la subida de ingresos por incrementos de afiliación y del IVA. En aras de la prudencia con la que han de manejarse los datos de ingresos y gastos públicos nos situaremos siempre en la hipótesis más desfavorable en cuanto a la previsión de ingresos y la más alta en cuanto a gastos sociales[2].

 

 

COSTE Y DONDE HAY QUE BAJAR LAS COTIZACIONES SOCIALES

España tiene, según el INE, un índice de temporalidad en su población ocupada del 23,92%.

La propuesta de bajada de Cotizaciones se va a centrar en los contratos indefinidos del Régimen General. Dado que nuestra tasa de temporalidad, en comparación con el resto de economías avanzadas, es excesiva, aplicar la bajada de Cotizaciones Sociales solo a los contratos indefinidos supone una sustancial medida de fomento de los mismos y para  un conjunto de efectos colaterales beneficiosos para la economía española.

Incentivar que el empresario opte en mayor proporción por los contratos indefinidos promoverá la mejora de calidad de nuestro empleo favoreciendo que el empresario ponga en marcha acciones de formación continua, reciclaje de las plantillas, que redundara en una mejora de la productividad, la competitividad exterior y la menor siniestralidad en el trabajo.

Pues bien como ingresos por cuotas en el Régimen General en el Presupuesto de la Seguridad Social para 2014 aparecen 76.052.750.000 euros.

Dado que los ingresos por los contratos indefinidos suponen el 82% del total de cuotas eso supondría que bajar en 5 puntos la cotización a estos contratos tendría un coste en menores ingresos anuales para la Seguridad Social de 10.140.366.668€[3].

Con esto ya tenemos el primer dato que necesitamos.

REPERCUSION EN EL EMPLEO DE UNA BAJADA DE COTIZACIONES SOCIALES

En la misma intervención en la que Tomas Burgos, Secretario de Estado de la Seguridad Social, enarbolo el argumento de que “para bajar las cotizaciones sociales 5 puntos- del 30,8% al 25,8%- deberíamos subir el IVA al 29% y no creo que nadie esté pensando en esto” añadió como corolario “que todo ello para que el desempleo solo bajara un punto, del 25,93% al 24,93%”.

Una medida por la que consolidar en el tiempo el que 228.893 españoles encuentren empleo y abandonen el desempleo es un objetivo por el que merece la pena esforzarse,  al menos debiera estudiarse con cierto rigor.

En España, al final del primer trimestre del 2014 y según los datos del INE, había 16.950.600  ocupados  y una tasa desempleo del 25,93% sobre la población activa. 5.933.300 españoles no tenían empleo.

Si el salario mínimo  de 752 euros lo multiplicamos por 14 pagas resultaría unos ingresos anuales mínimos de 10.528€ por cada nuevo empleado.

Si a este sueldo le aplicamos el 31,35%[4] que suponen las Cotizaciones Sociales de trabajadores y empresarios, una vez bajados los cinco puntos que se proponen, resultan 3.300,53€  de ingresos anuales a la Seguridad Social por cada nuevo empleado, lo que multiplicado por 228.893 nuevos trabajadores supone un mínimo de 755.467.755 € de ingresos adicionales anuales a la Seguridad Social.

Si además y  como tenemos una tasa de cobertura de prestaciones por desempleo (contributiva, asistencial y renta de inserción) del 59,66%,otra vez datos del INE, donde la cuantía media mensual de dicha prestación contributiva es de 821,7€ (lo reciben el 42,66%), al igual que el importe mensual del asistencial es de 426€ (lo reciben el 47,78%) e igual que la renta activa de inserción (que lo recibe el 9,55%), todo esto hace una prestación media mensual global para todo tipo de beneficiarios de 469,32€.

Esta cantidad media elevada al año da 5.631,84€  que  multiplicada por el número de nuevos ocupados que estadísticamente estarían cobrando una prestación, el 59,66%, serian 769.070.350€ menos de prestaciones por desempleo al año.

Por lo que sumando el ingreso por nuevas cotizaciones y la disminución de prestaciones nos daría 1.524.538.105 € de ingresos adicionales a la seguridad Social en el primer y sucesivos años por las nuevas contrataciones, lo que no arregla del todo es problema pero no está mal para empezar.

COMO COMPENSAR ESA BAJADA DE RECAUDACION CON SUBIDAS EN EL IVA Y OTROS INGRESOS

Ya hemos visto en el segundo apartado de este artículo  que producto de la bajada de Cotizaciones Sociales en 5 puntos se crearían 228.000 nuevos empleos. Y del mismo modo que sumando el ingreso por nuevas cotizaciones y la disminución de prestaciones nos daría 1.524.538.105€ de ingresos adicionales a la seguridad Social en el primer y sucesivos años, lo que deja el desajuste anual de ingresos y gastos en 8.615.828.563€.

Ahora se trata de saber cuánto ha de subir el IVA para compensarlo.

Pues bien si subimos todos los productos sujetos a tipos de IVA Reducido (10%) y IVA Súper reducido (4%) al tipo general del IVA (21%) obtendríamos 9.322.343.268€[5] al año, lo que supera el desequilibrio antes enunciado. Es más, nos daría un superávit anual de 706.514.705 €.

Pero es que además en dichos ingresos no está incluido el IVA que se recauda por las importaciones.

España sufre un curioso fenómeno resultado de su escasa producción industrial y déficit en  investigación e innovación. Importamos más que exportamos. Tanto que si no fuera por los ingresos del turismo, y en tiempos anteriores a las remesas de los emigrantes, nuestro déficit sería crónico y nos habría llevado hace tiempo a la bancarrota.

No podemos aspirar a ser punteros en todos y cada uno de los sectores, ningún país lo es, pero también es verdad que compramos productos que incorporan escasa o nula tecnología con origen en países que nos hacen dumping social, China y el sudeste asiático, al no incorporar los costos que si tenemos en España para mantener nuestro sistema de bienestar.

Hay que recordar que cuando importamos un producto terminado estamos trasladando riqueza generada en España para pagar el valor añadido generado en el exterior (como ejemplo un botón, los materiales que componen las “Google glass” apenas suponen 5 euros y  no se venderán por menos de 200€).

Por ello una buena opción es aplicarle el IVA sobre el costo total del producto importado en frontera con el que encarecemos su precio haciéndolo menos atractivo en precio ante el consumidor final frente a productos nacionales o de la Europa comunitaria y recuperando, en parte, a través del IVA los costos sociales que no lo han grabado en origen[6].

Hay que tener en cuenta que las importaciones supusieron el año 2012 para España 55.784 millones de euros con lo que la subida del IVA en aquellos productos o servicios importados sujetos al tipo reducido o súper reducido  supondría un ingreso anual adicional de 1.847  millones de euros[7].

Con lo que el superávit por ingresos de recaudación social, menos prestaciones e incremento de IVA frente al menor ingreso por Cotizaciones Sociales sería de 2.674.568.229 euros anuales.

 

 

CONCLUSIONES

A los meros efectos de balance de ingresos y gastos se comprueba que la sustitución de una bajada de Cotizaciones Sociales es posible, incluso habría un superávit de más de 2.674 millones de euros al año.

Y ello aunque como reclamaba el Informe Lagares se excluyera de tal subida del IVA los productos y servicios vinculados al turismo para no frenar nuestra competitividad exterior frente a competidores muy próximos.

Además de por razones de competitividad exterior del sector turístico español[8], supone el 12% del PIB, su exclusión afecta relativamente a las cuentas anteriores al tener una repercusión en el total de recaudación del IVA a los tipos reducidos y súper reducidos del 28,6%[9] , si ello lo ponemos en relación con que le superávit estimado supone también el 28,6% del total del incremento del IVA por la subida de tipos obtenemos que bajada de Cotizaciones y subida de IVA se compensan totalmente siendo el balance igual a 0.

Cosa distinta al balance económico es el coste político y repercusión pública de tal medida, pero a efectos de coste beneficio la misma se revela muy favorable.

Además la subida de precios por aplicación del IVA vendría contrarrestada por la bajada de costes salariales al reducirse en un 5% por menos Cotizaciones, además la tentación de repercutir dicho ahorro en un incremento de margen empresarial se contrarresta con el actual ambiente deflacionario y la extrema competencia en precios que sufre nuestra economía.

Por todo ello aplicar la reducción de Cotizaciones compensada con una subida del IVA reducido y súper reducido además de deseable se revela como una medida posible[10].



[1] Informe Lagares sobre Reforma del Sistema Impositivo español, Capitulo VII, páginas 361 y siguientes.
[2] Para el cálculo de las distintas cantidades de ingresos, gastos, salarios, etc. se han utilizado las bases estadísticas del INE, los Presupuestos de la Seguridad Social para 2014 y la memoria del IVA para 2012 del Ministerio de Hacienda, todos ellos disponibles en internet y que pueden ser consultados por cualquiera para corroborar la exactitud de las mismas.
 
[3] Según datos del INE del IV Trimestre sobre nivel de ocupación por tipo de contratos la tasa de temporalidad es del 23,92%.
Del total de trabajadores  un 53,40% son hombres y el 46,60% son mujeres.
Teniendo en cuenta el salario medio más frecuente ponderado según el distinto nivel retributivo para hombres y mujeres en contratos temporales resulta un salario anual de 16.602€.
Siguiendo igual procedimiento obtenemos un salario medio anual más frecuente para los contratos indefinidos es de 25.776€.
En base a esos salarios y el porcentaje que representan una y otra relación laboral en el total es de donde resulta que el 82% de los ingresos por cuotas provienen de las retribuciones de los contratos indefinidos.
 
[4] Tipo de Cotización a la Seguridad Social que resultaría de bajar 5 puntos desde el actual tipo de 36,35% por el que actualmente cotizan empresarios  (30,8%) y trabajadores (5,55%).
[5] Las Bases Imponibles del IVA sujetas al 4% suponen el 7,9% del total, las gravadas al 10%
[6] Idéntico argumento se encuentra en el Informe Lagares de Reforma del Sistema Tributario español, página 381
[7] Se ha tomado como base para dicho calculo una segmentación de las importaciones igual a la segmentación del IVA interior en función de los tipos a los que está gravado. De modo que se ha estimado que el 7,9% de las importaciones está gravado al 4% de IVA mientras el 17,9% de las importaciones está gravado al 10%.
[8] Informe Lagares sobre Reforma del Sistema Impositivo español, página 384.
[9][9][9] Memoria del Impuesto sobre el Valor Añadido en 2012. Ministerio de Hacienda, Distribución del IVA por agrupaciones de sectores económicos, cuadro 71.
[10] Informe Lagares sobre Reforma del Sistema Impositivo español, página 382.
Publicar un comentario