jueves, 29 de mayo de 2014

Arriola igual va a enseñar a hablar al oso o como Rajoy ha empezado a ganar las elecciones generales. Tercer y último capítulo: El PP gana el Centro, recupera la confianza de los españoles y gana las elecciones.


Es una realidad asentada en casi cuarenta años de democracia española que quien gana el centro político gana las elecciones. El PP ya lo ha hecho.

El PP ha desplazado al PSOE del mismo y UPyD no logra arrebatárselo al no convencer a una gran parte del electorado de centro y centro derecha, mucho menos desde que su lideresa, Rosa Díez, acaba de recordar que ella es socialista. Lógico y coherente con su trayectoria puesto que durante muchos años militó en el PSOE y con dicho partido fue Consejera de Comercio, Consumo y Turismo del Gobierno de la Comunidad Autónoma vasca de 1991 a 1998 en coalición con el PNV.

Pues bien con el PP asentado en el Centro político le resta recuperar la confianza de los españoles. ¿Qué va a hacer para ello?

Indudablemente la economía va a mejor, y cada vez más. Las noticias en tal sentido, revisión al alza de la calificación del Reino de España, las revisiones al alza de las previsiones y datos de crecimiento y del número de viviendas vendidas, concesión de más créditos y la creación de empleos van a ir a más. Y este es un fenómeno que se retroalimenta y acelera, a mayor crecimiento, menos paro, menos gasto en prestaciones por desempleo, más renta disponible, más gasto para generar a su vez mayor crecimiento, el círculo virtuoso del que andábamos alejados desde hace demasiado tiempo. Y de ello el mayor beneficiario, aparte de los españoles va a ser el Gobierno del PP que capitalizara con justicia dichos éxitos.

Pero eso no basta, o digamos que no llegaría a un suficiente número de personas para hacerlo significativo.

Por ello reformara el IRPF, bajando los tipos impositivos para las clases medias. ¿Y como conseguir que  una reforma que entrara en vigor en 2015 y cuyos efectos veremos en Junio de 2016 cuando presentemos la declaración de eses ejercicio tenga efectos inmediatos en la percepción favorable de los españoles?, sencillo.

La bajada de retenciones en las nominas, resultado de la reforma del IRPF, tendrá efecto desde Enero de 2015. Por ello sin aumentar las nominas brutas el ciudadano si recibirá mensualmente un mayor salario neto. Y ese efecto riqueza será inmediato, teniendo el Gobierno del PP 5 meses para rentabilizarlo antes de las elecciones municipales y autonómicas y casi un año para hacerlo antes de las Generales. Una promesa cumplida supone además recuperar la confianza de que lo que se promete se lleva a cabo, y esto no es poco.

No obstante lo anterior, no es suficiente.

Es necesario un golpe de efecto de tipo populista, con trascendencia ante los ciudadanos que iguale a los políticos con aquellos que les otorgan su confianza. Y yo apostaría por una medida como la de quitar el aforamiento ante los tribunales de diputados, senadores, diputados autonómicos y de paso de los jueces y magistrados pues, como recordaba José Apezarena en elconfidencialdigital.com http://www.elconfidencialdigital.com/el_videoblog_de_jose_apezarena/escandalo-aforados-pertenecen-poder-judicial_0_2250374957.html

Son 7.000 de los 11.000 aforados que hay en España. Reducir esta figura a los miembros del Gobierno y presidentes del Congreso y Senado es más que suficiente y coherente con los usos de las democracias avanzadas de nuestro entorno ya que el Rey ya viene reconocido como “irresponsable” ante la ley en la misma Constitución.

Y el remate de todo ello vendría de la solución del entuerto catalán. Si soluciona el mismo manteniendo la cohesión territorial, el cumplimiento de la ley y la corresponsabilidad fiscal entre todos los españoles no es que Mariano Rajoy vaya a revalidar la mayoria, entonces es que lo sacan a hombros.

Puede que peque de optimista, que alguno se sonría diciendo al leer estos tres capítulos “¿Qué se habrá fumao este tío?” pero lo bueno de dejar escrito las cosas es que ahí quedan y el tiempo dirá a quien da o quita la razón. Yo, de verdad, y por el bien de España, los españoles y su futuro espero no equivocarme.

 

 

 

 

 
Publicar un comentario